Historia de Machu Picchu

La historia de Machu Picchu sigue siendo un misterio, escondido en la ceja de selva al noroeste de Cuzco, Perú.

Se cree que Machu Picchu era una propiedad real o sitio religioso sagrado para los líderes incas, cuya civilización fue virtualmente aniquilada por los invasores españoles en el siglo XVI. Durante cientos de años, hasta que el arqueólogo americano Hiram Bingham se encontró con ella en 1911.

La existencia de la ciudadela abandonada era un secreto sólo conocido por los campesinos que vivían en la región.

El sitio se extiende a lo largo de una impresionante distancia de 5 millas, con más de 3.000 escalones de piedra que unen sus diferentes niveles.

Hoy en día, cientos de miles de personas caminan a través de Machu Picchu cada año, para llegar allí tienen que viajar varios kilómetros, ya sea en tren o por varios días, para cumplir su sueño de ver el misterioso esplendor de una de las maravillas hechas por el hombre más famosas del mundo.

La ciudadela de Machu Picchu ha tenido varios períodos de ocupación. Tomado de las crónicas, el estilo de construcción y la cerámica encontrada ha deducido lo siguiente:

  • Período de inicio: 1300 D.C.
  • Período clásico: 1400 D.C.
  • Época Imperial: 1533 D.C.
  • Período transitorio 1533-1572 A.D.
Machu Picchu in 1992 - History
Trabajo realizado por la Expedición Peruana de 1912, bajo los auspicios de la Universidad de Yale y la National Geographic Society.

La historia de Machu Picchu

La mayoría de los arqueólogos e historiadores modernos coinciden en que Machu Picchu fue construida por el Inca Pachacutec, el mayor estadista del Tahuantinsuyo, quien gobernó desde 1438 hasta 1471.

Los arqueólogos suponen que la construcción de la ciudadela dataría del siglo XV, aproximadamente, de una fecha cronológica dada por el carbono-14 o el radiocarbono.

La construcción de Machu Picchu comenzó cuando el territorio de Inca´s comenzó a crecer. Según los arqueólogos, esta zona fue la última batalla que definió la victoria sobre los Chancas, cubriendo prestigiosas victorias y dando poder al Inca Pachacutec.

El Inca Pachacutec fue el primero en emerger más allá del valle del Cusco después de su épica victoria sobre los Chancas. Dirigió la expansión del Tahuantinsuyo y lo reconoció como el «constructor» del Cusco. Esta fue una de sus obras más grandes.

¿Qué Inca construyó Machu Picchu?

El origen de Machu Picchu se atribuye con cierta certeza al Inca Pachacutec, el Inca, quien se caracterizó por sus conquistas territoriales y el desarrollo de la religión y la espiritualidad.

Propósito de Machu Picchu

Construida como refugio de la élite de la aristocracia inca, la fortaleza estaba ubicada en las laderas orientales de la cordillera del Vilcanota, a unos 80 kilómetros de Cusco, la capital del imperio.

Su ubicación estratégica fue elegida con un éxito admirable. Rodeada de escarpados acantilados y lejos de la vista de extraños en un bosque enredado, la ciudadela de Machu Picchu tenía la cualidad de tener una sola entrada estrecha, permitiendo, en caso de un ataque sorpresa, ser defendida por muy pocos guerreros.

Ocupada por al menos tres generaciones de Incas, Machu Picchu fue abandonada en una decisión repentina y misteriosa. La hipótesis más fuerte explica su desaparición de la memoria histórica porque Machu Picchu era desconocida para las castas bajas y sus rutas prohibidas para cualquiera que no formara parte del pequeño círculo del Inca.

Además, según sus investigaciones, el sitio tenía una cantera cercana que podía proporcionar las mejores piedras de granito blanco.

¿Quién descubrió Machu Picchu?

El 24 de julio de 1911 se conoce como la fecha del «descubrimiento» de la famosa ciudadela inca de Machu Picchu, un tesoro arquitectónico que había estado escondido durante más de cuatro siglos bajo la exuberante naturaleza del Cañón del Urubamba.

Este descubrimiento fue hecho por un antropólogo, historiador o simplemente por el explorador americano, arqueólogo aficionado,  Hiram Bingham profesor de la Universidad de Yale.

Hiram Bingham III
Foto de Wikipedia.

Hiram Bingham III en la puerta de su tienda de campaña cerca de Machu Picchu en 1912.

Aunque el descubrimiento apunta a Bingham, la investigadora cusqueña Simone Waisbard dijo que el hallazgo fue fruto del azar, ya que Enrique Palma, Gabino Sánchez y Agustín Lizarraga fueron los primeros en visitar estos restos arqueológicos en estas piedras y dejaron sus nombres registrados el 14 de julio de 1901.

Y también porque el arqueólogo inglés estaba mirando la ciudad de Vitco, el último refugio de los Incas y el último punto de resistencia contra los españoles.

Así que el descubrimiento de Bingham reduciría la propagación del hecho a la ciencia. Sin embargo, para su protagonista principal hasta el día de hoy no fue el resultado de la casualidad, sino de una ardua investigación basada en la información proporcionada por los campesinos, así como de varios años de viajes y exploraciones en la zona.

Antes de que Machu Picchu fuera descubierto, es probable que las tierras fueran parte de las granjas y Kutija Qollapani. A lo largo de los años la propiedad fue conocida como una unidad de propiedad «Q».

Sánchez y Lizarraga encontraron al indio Anacleto viviendo en el lugar, que había cultivado la tierra durante ocho años y que fue arrendado por doce soles anuales.

Por todas partes por su gran tamaño y, sobre todo, por su topografía accidentada e irregular. La gente conocía Machu Picchu e incluso vivía allí, pero no tenía idea de su grandeza ni de cómo era.

Hiram Bingham y Agustín Lizarraga en la historia de Machu Picchu

Si vamos a hablar de la historia de Machu Picchu, tenemos que hablar de estas dos personas, que contribuyeron mucho para que Machu Picchu no cayera en manos de gente mala.

Aunque el redescubrimiento de la ciudadela se atribuye al historiador norteamericano Hiram Bingham, hay fuentes que indican que Agustín Lizarraga, un inquilino de las tierras nativas del Cusco, llegó a las ruinas nueve años antes que el historiador – Según Hiram Bingham, Lizarraga habría dejado una inscripción en una de las paredes del Templo de las Tres Ventanas. Este registro habría sido eliminado más tarde.

La historia de Lizarraga y sus visitas a las antiguas ruinas incas han atraído la atención de Hiram Bingham, quien se encontraba en la zona investigando los últimos restos de los Incas en Vilcabamba.

Bingham, muy interesado en estos rumores, comenzó la búsqueda de estas ruinas, llegando a Machu Picchu en Cuzco, la compañía Lessee Melchor Arriaga y un sargento de la Guerra Civil Peruana en julio de 1911.

Allí, el historiador norteamericano encontraría a dos familias, los Recharte y los Alvarez, que se habían asentado en las plataformas meridionales de las ruinas.

Finalmente fue un hijo de la familia quien condujo a Recharte Bingham a la «zona urbana» de las ruinas, que estaba cubierta por una espesa maleza.

Bingham comprendió inmediatamente el enorme valor histórico de las ruinas descubiertas y se puso en contacto con la Universidad de Yale, la National Geographic Society y el gobierno peruano, solicitando patrocinio para iniciar estudios en el sitio arqueológico incaico.

Los trabajos arqueológicos se realizaron entre 1912 y 1915. Durante este período se limpiaron las malas hierbas que sobresalían de la ciudadela y se excavaron las tumbas incas que se encontraban más allá de las murallas de la ciudad.

En 1913, la revista National Geographic publicó un extenso artículo sobre Machu Picchu y los trabajos que se llevaron a cabo allí, revelando la ciudadela al mundo.

Con el paso de los años, la importancia del turismo en la ciudadela de Machu Picchu crecería, primero a nivel nacional y luego internacional, convirtiéndose en Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 1983.

Machu Picchu hoy en día

En 2007 Machu Picchu fue nombrada una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo.

Machu Picchu es la atracción más visitada y las ruinas más famosas de América del Sur, que recibe a cientos de miles de personas cada año.

El aumento del turismo, el desarrollo de las ciudades cercanas y la degradación del medio ambiente siguen afectando al sitio, que también alberga varias especies en peligro de extinción.

Como resultado, el gobierno peruano ha tomado medidas para proteger las ruinas y prevenir la erosión de la ladera de la montaña en los últimos años.

Cuando se piensa en Machu Picchu, uno de los primeros nombres que viene a la mente es Hiram Bingham, pero poca gente sabe quién es Agustín Lizárraga, uno de los descubrimientos no reconocidos del Santuario.

Hay varias maneras de llegar a Machu Picchu, desde lujosos tours privados hasta de bajo presupuesto.

Visite nuestra sección de Caminata a Machu Picchu.

¿Machu Picchu es considerado una ruina?

De muchos sitios arqueológicos en Cusco, Machu Picchu y su historia han perdurado y no fueron destruidos por los conquistadores españoles.

La ciudad de Machu Picchu conservó muchas de sus estructuras originales, expresadas en zonas que fueron elegidas por Pachacutec, encontró una meseta de granito donde mucha gente comenzó un proyecto muy costoso y ambicioso, construyó una ciudadela que duraría para siempre.

Cada construcción hecha en Machu Picchu tiene una función específica: Religioso, administrativo, político y social, los dos más importantes eran los religiosos y los administrativos, porque la parte religiosa era el ritual diario de su vida y el tránsito por Machu Picchu, y la parte administrativa, era porque cada producto tenía que pasar por el control de los guardianes que mantenían muy seguro el Santuario y los Tambos, los almacenes que conservaban todos los productos que crecían en la Ciudadela.

¿Por qué ruinas y no un trabajo de ingeniería increíble?

Machu Picchu es considerada una de las siete maravillas modernas del mundo, debido a su asombrosa construcción, pero el nombre de ruina no es adecuado, la ruina es un lugar donde todo está a punto de colapsar o caer, no es el caso de Machu Picchu: Tomemos el ejemplo de algunos de los sitios en Europa, el Foro Romano, el Partenón, son ruinas debido al estado de construcción, pero para mucha gente no es una ruina, es un signo de la grandeza del mundo antiguo, y este mundo antiguo es el legado de muchas personas.

Sinceramente para nosotros, la palabra ruina no es la palabra correcta para describir a Machu Picchu.

La palabra Santuario describe muy bien el complejo de Machu Picchu, porque en ese lugar se ofrecían muchos rituales y sacrificios para calmar y mantener feliz a una de las deidades más importantes del Tahuantinsuyo: El Sol, su padre, su creador.

No es casualidad que Machu Picchu fue construido a gran altura, la razón es que se sintieron más cerca del cielo, y más cerca de su Dios.

El estatus de maravilla moderna tiene que ser nuestro orgullo porque es nuestra responsabilidad que Machu Picchu mantenga la categoría de eso, compitiendo con las Pirámides de Giza, la Petra.

El Templo y muchos otros, el Instituto Nacional de Cultura (INC) es la organización que lucha por mantener viva la cultura y el legado de Machu Picchu, mostrándonos que este Santuario es único en su tipo, no habrá otro Machu Picchu y que debería ponernos en la posición de no destruir nuestro patrimonio nacional y mundial.

El verdadero nombre de Machu Picchu

Patallaqta proviene de dos palabras en quechua, Pata que significa paso, y Llaqta que significa pueblo, este nombre proviene de la forma en que se asentaron las construcciones, inicialmente el complejo Machu Picchu va a trabajar para administrar el lugar, pero su importancia llamó la atención de Pachacutec, quien vio que este lugar podría ser un Santuario y un lugar de peregrinación.

Una historiadora española, Mari Carmen Rubio, dijo que este nombre proviene de las crónicas escritas por Juan de Betanzos en el siglo XVI, diciendo que Pachacutec fue enterrado en este Santuario, He aquí la razón por la que Betanzos dijo eso: Todos los incas fueron enterrados en el Templo Coricancha (El Templo del Sol), pero según Betanzos, Pachacutec fue enterrado en Patallaqta y sus restos fueron dejados en una olla de barro.

Pero la historia no termina aquí, porque los Incas siempre hicieron dos paquetes, uno fue llevado al Coricancha y el otro a un lugar especial donde nadie espera. Algunos sacerdotes podían adorar al resto del cuerpo. Pachacutec era como Alejandro Magno sudamericano, un hombre que conquistó muchos territorios y fue uno de los pocos gobernantes que llegaron a la selva, un territorio desconocido pero muy fértil para cultivar muchos productos.

Ahora, el nombre Machu Picchu viene de la palabra española Pico y la palabra para describir una montaña es Orqo, no es su nombre original, era una forma española de mencionar este lugar, y el nombre en sí podría haber sido inventado en la era republicana.

Federico Kauffman Doig, uno de los arqueólogos más importantes dijo que Machu Picchu es la forma en que la gente de estos lugares en su muy pobre español se refería al Santuario. Dijo que el nombre real y original no es Patallaqta, sino Llaqta Pata, porque es la forma correcta de pronunciarlo en quechua.

Cuando Hiram Bingham llegó a la ciudad de Cusco, le dijeron que uno de estos lugares, donde la gente vivió durante siglos, se llamaba Llactapacta, un lugar cercano a donde Bingham encontró Machu Picchu. Según Mari Carmen Martín, este lugar nunca fue abandonado y quizás por eso nunca perdió su nombre original.

Llactapacta era una casa real, en términos modernos podría ser una mansión donde Pachacutec pudo haber vivido en el siglo XV, Llactapacta es también conocida como el pueblo ¨above¨ («Llaqta-place», «Pacta-Steps» o altitud).

El historiador español encontró en 1987,82 capítulos de la Crónica de Juan de Betanzos llamada Suma y Narración de los Incas, escrita en 1551, que relata la organización de los Incas de la época.

Otro hecho es que Machu Picchu tiene muchos nombres usados por los nativos locales, uno de ellos es Vitcos, y más recientemente es Cajaroma, este último proviene de la crónica de Betanzos, quien mencionó que esta ciudad podría ser el verdadero Machu Picchu, porque según Betanzos esta es una de las muchas ciudades que Pachacutec conquistó cuando era gobernador del Imperio del Tahuantinsuyo, pero también podría ser la tierra de una tribu de la selva que vivía cuando Pachacutec tenía el control de todo el Imperio.

Hay muchas teorías sobre el nombre real de Machu Picchu pero Cajaroma necesita ser investigado para llegar a una conclusión y finalmente saber cuál era el nombre real de Machu Picchu. Pero Llactapata ya forma parte de la historia de Machu Picchu.

La leyenda de los Incas

La historia de los Incas comienza con dos leyendas, que hablan de cómo surgió el imperio Inca. Todavía no se sabe exactamente cómo se produjo, así como la historia de Macchu Picchu sigue siendo misteriosa y asombrosa.

La leyenda de Manco Cápac y Mama Ocllo

Dos personas, un hombre y una mujer, una entidad suprema que los envió a poblar un gran territorio.

La Leyenda de Manco Cápac y Mama Ocllo cuenta la historia de un antiguo grupo. Los fundadores de una de las culturas más poderosas y organizadas. Los Incas y su Imperio el Tahuantinsuyo.

La leyenda de los hermanos Ayar

Muchas de las historias contadas por un pueblo antiguo, son sobre poder, grandes decisiones y habilidades fantásticas. La leyenda de los hermanos Ayar nos cuenta cómo Manco Cápac siguió siendo el jefe supremo de todo el Imperio Incaico.

Importancia de Machu Picchu

Machu Picchu es uno de los lugares que los invasores no tocaron. Así que este sitio es esencial para entender cómo eran los Incas.

La historia de Machu Picchu y su descubrimiento debe enseñarnos y mostrarnos cómo era la organización social, política y religiosa de los Incas.